Camino al Cero

This post is also available in: Inglés

Los asesores de carrera afirman que para tener éxito, usted necesita tener un claro objetivo de lo que quiere lograr, y luego desarrollar un camino para llegar hasta allí.

Las negociaciones de hoy en el objetivo a largo plazo del acuerdo de París son por lo tanto fundamentales para ayudar a definir nuestro objetivo final. Es decir: para reducir las emisiones de carbono a cero y lograr un mundo alimentado con 100% renovables en 2050.

Para tener una oportunidad probable de mantenerse dentro del umbral de los 2° C de calentamiento máximo, el IPCC nos ha dotado de un presupuesto de carbono de mil gigatoneladas (CO2eq). Eso es todo. Es todo lo que podemos gastar hasta lograr el mágico cero en 2050. Si las tendencias actuales continúan, habremos gastado un tercio de ello en 2020.

Un número creciente de empresas han avalado, mantenerse dentro de este presupuesto de carbono, reconociendo que los beneficios de la acción son muy superiores a los costos de los impactos climáticos. El CEO de Unilever es uno de los muchos pidiendo cero emisiones para el 2050.

La buena noticia es que la economía, así como las consideraciones climáticas, ya se están definiendo el fin de la era fósil. El declive en 2014 de China en el uso de carbón demuestra que con voluntad política y objetivos sólidos y medidas, el país con más alta emisión del mundo puede alcanzar su punto máximo de uso de carbono bien antes del 2020.

The Economist informó recientemente que el consumo excesivo de energía en Arabia Saudita significa que “el país puede no tener petróleo para exportar en 2030” : verdadero acicate para la innovación nacional y la diversificación.

La energía limpia ya es la opción de bajo costo. En Jamaica, el precio de la energía solar es el mismo que el de la energía de combustible fósil al por mayor, y en Nicaragua, la electricidad por viento es un medio tan caro como la energía de fuentes tradicionales. Las energías renovables se van haciendo rápidamente más baratas en todo el mundo, por lo que el objetivo “100% renovable” es cada vez más atractivo, y el declive de los combustibles fósiles es una realidad cada vez más clara.

De vuelta aquí, en Ginebra, gran parte de lo que se necesita en el texto para hoy ya está ahí. Pocos cambios en C3.1 Opción b, que requiere que las emisiones globales de GEI caigan un 70% (y no 50%) y para lograr cero emisiones de carbono para el año 2050, nos lleva a donde necesitamos estar. Adicionar un recordatorio de que tenemos que transformar el sistema energético para que tengamos “100% de energía renovable y sostenible que satisfaga las necesidades de todos” se parece como una meta a aprobar.

Como expresara Richard Branson, fundador de Virgin Group: ir a cero emisiones para el año 2050 “será impulsar la innovación, aumentar el empleo, crear prosperidad y asegurar un mundo mejor. ¿Por qué esperar más para hacer eso?”